El recuncho de Tana

Todos necesitamos un lugar propio. Un sitio seguro desde el que asomarnos a esa niebla en la que nos arriesgamos a pescar dulces sueños... o ácidas pesadillas. Éste es el mío.

Nombre: Tana
Ubicación: Zaragoza, Spain

Érase una vez una mujer que buscaba. Encontró la perfección en la combinación de las palabras y el silencio. Y por eso, siempre estaba acompañada de libros. No renegaba de sus rarezas, se complacía en ellas. Era un poco desastre, pero auténtica. Sí, yo soy ella. A veces dura, a veces tierna... siempre imperfecta.

jueves, marzo 02, 2006

Rincón del Gourmet. Mesón del Aceite



Camino de Vera del Moncayo, a la salida de Bulbuente, en el Km 70 de la Nacional 122, se encuentra el Mesón del Aceite. Se ha convertido para nosotros en una parada obligatoria por la mañana, para tomarnos un cafecito antes de pasear por el monte, y en una parada imprescindible a la hora de comer. Vale la pena retroceder unos kilómetros para degustar el menú del día. Hemos estado en otros restaurantes de la zona, pero no me vale la pena nombrarlos.


Yo no sé si el secreto de que todo lo cocinado en el Mesón esté tan sabroso es, como ellos dicen, que utilizan en todos sus platos el aceite de oliva virgen extra "Oliambel", o el horno de leña en el que asan sus carnes; probablemente, sea una mezcla de ambas cosas. De esta mixtura de olivas tan hermosas, variedades Empeltre y Arbequina, sale un zumo de sabor afrutado e intenso aroma, almendrado, con personalidad, que deja un retrogusto algo amargo y picante, típico de la aceituna Empeltre. Puede no ser del gusto de todos los paladares, pero a mí me encanta y aprovecho para traerme alguna garrafa de este elixir cada vez que paso por allí.

Como la hora en la que estoy escribiendo resulta propicia, voy a rememorar el último menú del día del que disfrutamos, muy correctamente servidos, en el Mesón del Aceite. Andrés y yo coincidimos en la elección del primer plato, cardo con almejas, nos diversificamos en el segundo, con el jarrete de ternasco encebollado y la costilla de cerdo asada, para coincidir de nuevo en la degustación del postre -manzanas asadas, acompañadas de nata montada y caramelo-. Realmente no se puede pedir más por menos -el menú del día se sirve por el módico precio de 7.95€-. Echamos un vistazo a la carta y no dudaremos en degustar algunos manjares de ella en otra ocasión; nos da confianza que la mesa en el día a día, sea tan mimada. Sólo una recomendación: no acudáis demasiado tarde y así tendréis oportunidad de elegir los platos que más os gusten. ¿La hora ideal? Entre las dos y las dos y media. ¿Lógico? Puede, pero el Moncayo te embruja cuando paseas por él y es fácil olvidar que el reloj no se detiene aquí tampoco.

6 Comments:

Blogger incondicional said...

Tomaré buena nota de tu recomendación, es realmente barato viendo los precios de Zrz y por lo que explicas hay calidad, curiosamente ésta semana , me hablaron del aceite de la zona.
Un abrazo.

12:55 a. m.  
Anonymous Ernesto said...

Cuando vaya a "Zárágozá", pasaré a chuparme los dedos por tu recomendación. ¡Suena tan bien!. Un beso muy cariñoso, Tana.

7:19 p. m.  
Blogger ___ttt said...

Me alegra haber merendado antes de leer tu post ;) La verdad es que lo que nos cuentas por ese precio es muy antojable.
1beso viajera!!

6:42 p. m.  
Blogger Max Estrella said...

ummmm....con lo que a mi me gusta el aceite,con una buena tostada...desde luego tenías que publicar un cuaderno de viaje...sería delicioso en todos los sentidos...con lo bien que escribes y describes...
Habrá que ir...escapada a tierras mañas
Bicos muy fuertes

8:03 p. m.  
Blogger Tana said...

:) gracias por vuestros comentarios. Me alegra que os haya gustado el artículo. Eso me anima a continuar. Lo malo es que tampoco salgo demasiado y cuando encuentro un sitio con el que me encariño... me cuesta cambiar. Un cambio significa un riesgo y si la cosa sale mal... esperar algún tiempo hasta una nueva oportunidad. Claro que ya se sabe, el que no se arriesga... ;)

7:45 p. m.  
Anonymous smog said...

Paso a menudo por ahí. Siempre pensé que merecería la pena parar alguna vez a comer. Ahora no puedo dejar de ir.

4:39 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home