El recuncho de Tana

Todos necesitamos un lugar propio. Un sitio seguro desde el que asomarnos a esa niebla en la que nos arriesgamos a pescar dulces sueños... o ácidas pesadillas. Éste es el mío.

Nombre: Tana
Ubicación: Zaragoza, Spain

Érase una vez una mujer que buscaba. Encontró la perfección en la combinación de las palabras y el silencio. Y por eso, siempre estaba acompañada de libros. No renegaba de sus rarezas, se complacía en ellas. Era un poco desastre, pero auténtica. Sí, yo soy ella. A veces dura, a veces tierna... siempre imperfecta.

jueves, febrero 22, 2007

Golpes de mar

Éste es un libro sobre el arte de contar y el arte de oír historias. Desde el marinero ciego, que inventa peripecias de ballenas y navegantes, hasta el niño que narra cómo el mar se llevó a su padre mientras recogía percebes. Los relatos, como los personajes, parecen estar fuera del tiempo, en la misma región de los sueños. Aquí se habla de barcos fantasmas, de mujeres que esperan y se vuelven de piedra, de mujeres que aman o pierden la cabeza mientras suena un fado, de mujeres que destazan cetáceos. Y hay ladrones de caballos, ciudades sumergidas, fareros, islas que brotan de la imaginación niños alucinados que envían cartas al más allá, hermanos que huyen de la muerte y se reencuentran en el paraíso. Todas las historias tienen un hilo de continuidad: dentro de ellas suena el latigazo del viento, los pasos clandestinos de los amantes y el trallazo de la espuma.
Hacía tiempo que no disfrutaba tanto con una lectura. Ha sido la primera vez que, en vez de leer de tirón para absorber la historia y luego releer para observar el entramado, he vuelto sobre mis pasos para releer algún que otro párrafo y aspirar con fruición el aroma salobre que me iba impregnando.
Había leído otra obra de Antón Castro, este escritor gallego afincado en Zaragoza -El testamento de amor de Patricio Julve, publicado en Destino-, pero ha sido ésta, con su realismo mágico, la que me ha encandilado por completo..., tanto, que estoy por enviarle unas letras y agradecerle de corazón que la haya escrito. Espero que os guste..., sé que os gustará.
Gracias también a Vicente, que me regaló este libro y al que debo toda la felicidad recibida durante su lectura.

Etiquetas:

7 Comments:

Blogger Max Estrella said...

Otro libro del que tomo nota...qué capacidad de lectura...¿cómo lo haces?a mi no me da tiempo...de todos modos sabes que voy anotando las pequeñas perlas que vas dejando por aquí..
muchos besos

7:00 p. m.  
Anonymous elbucaro said...

No conocía el libro ni el autor, pero por lo que cuentas, no es extraño el seguir escuchando las olas cuando lo dejas sobre la mesilla de noche. Un besote.

11:38 p. m.  
Blogger Miguel Sanfeliu said...

Buena reseña. Ya había oído hablar bien de este libro. Está claro que tendré que ir a buscarlo.
Un saludo.

10:16 p. m.  
Blogger Tana said...

Max pues..., cuando puedo y a trompicones y eso que no leo en el autobús -que me mareo ;)- que si noooo...
Y tanto, Elbúcaro, casi imprescindible para todos aquellos que disfrutan del mar ;)
Ánimo Miguel, estoy segura de que vale la pena!!
Un montón de besotes de jueves para los tres!!!

11:23 p. m.  
Anonymous silvi said...

iré tomando nota de todas estas recomendaciones...Reconozco que antes leía más y mucho más a menudo...ahora suelo decir que leo en el ordenador, pero no es lo mismo, tanto por el contenido como por el continente (el tacto de cada libro, su olor,...también es impotante)Y lo estoy notando a la hora de pensar palabras, de encontrar el vocablo perfecto para cada expresión, sentomiento,..para expresar mis ideas...Espero volver pronto a seguir por la senda de la lectura..
pd: yo también soy un desastre! :)

12:51 p. m.  
Anonymous Brisa said...

A veces cuando leo lo que expresas de lo que lees me dan ganas de salir corriendo a comprar el libro. Gracias TAna, muchos besitos

8:44 p. m.  
Anonymous oktomanota said...

me encanta tu lectura sigue asi
saludos

4:55 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home