El recuncho de Tana

Todos necesitamos un lugar propio. Un sitio seguro desde el que asomarnos a esa niebla en la que nos arriesgamos a pescar dulces sueños... o ácidas pesadillas. Éste es el mío.

Nombre: Tana
Ubicación: Zaragoza, Spain

Érase una vez una mujer que buscaba. Encontró la perfección en la combinación de las palabras y el silencio. Y por eso, siempre estaba acompañada de libros. No renegaba de sus rarezas, se complacía en ellas. Era un poco desastre, pero auténtica. Sí, yo soy ella. A veces dura, a veces tierna... siempre imperfecta.

sábado, septiembre 09, 2006

Septiembre. Luis Muñoz

En el pálido azul que acogen las terrazas,
los labios desprovistos que saben regresar
y el vuelo de las últimas gaviotas.
Voces que el mar congrega,
que vienen con las olas y son la lejanía.
Playas tendidas como alas de nieve
al pie de los bañistas
y autobuses velados con tenues pasajeros
que persiguen la falta de costumbre.
También entonces
rubias muchachas sumergidas
en el agua templada de las historias breves
y la pasión del horizonte, el hilo de ciudades
que definen los barcos que se alejan.
No es más real, septiembre, que un recuerdo,
pero nombres que dimos por perdidos
recobran claridad, el aire que atraían
y el sueño en que resisten los veranos.

Para Max, porque de nuevo es septiembre. Porque ha regresado con bien y dispuesto a compartir montones de historias. Porque sé que me prestará su cajita si no encuentro la mía y pierdo la sonrisa...

3 Comments:

Anonymous Ernesto said...

Bellísimo poema, que describe a la perfección ese "estado de ánimo"... Gracias por compartirlo, por volver, por ser y estar, Tana.

Mar de besos.

5:03 p. m.  
Blogger Max Estrella said...

Muchísimas gracias,Tana.Es todo un honor y un placer la dedicatoria,las palabras y la cortesía.Si miras al sur,verás una luz encendida,es la mía y está ahí para que no te pierdas,para tomar un café,una copa de vino blanco y compartir letras y conversaciones...en cuanto a lo de perder la sonrisa...ni se te ocurra,que no sabes el poder que tiene y los rincones del alma que ilumina...
como siempre,certeros y atinados los sentimientos y las palabras.
muchos besos

5:22 p. m.  
Blogger Tana said...

Te pedí una brisa, Ernesto, para la vuelta de tus vacaciones, y me traes el mar, un mar de besos. Tú siempre tan expléndido. Mil gracias por tu visita, por tu sentimiento.
Max, sin palabras. El honor es mío y tu fidelidad y ternura se merecen más que eso.
Para ambos, montones de besos... y la sonrisa que me ilumina esta mañana :)

11:10 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home