El recuncho de Tana

Todos necesitamos un lugar propio. Un sitio seguro desde el que asomarnos a esa niebla en la que nos arriesgamos a pescar dulces sueños... o ácidas pesadillas. Éste es el mío.

Nombre: Tana
Ubicación: Zaragoza, Spain

Érase una vez una mujer que buscaba. Encontró la perfección en la combinación de las palabras y el silencio. Y por eso, siempre estaba acompañada de libros. No renegaba de sus rarezas, se complacía en ellas. Era un poco desastre, pero auténtica. Sí, yo soy ella. A veces dura, a veces tierna... siempre imperfecta.

jueves, agosto 18, 2005

Desayuno con diamantes



El otro día os contaba que muchas películas me han conducido a la lectura de libros, y rara vez me ha desilusionado el resultado. "Una habitación con vistas", por ejemplo, está adaptada al libro del mismo título de Edward Morgan Forster punto por punto. Supongo que ese es el "quid" de la cuestión. Hay directores que "adaptan el libro" para hacer una película, otros "adaptan su película" al libro.

Como en casi todo, he encontrado una excepción que confirma mi propia regla. Se trata de "Desayuno con diamantes". ¿Quién no ha disfrutado de la elegancia de Holly Golightly? ¿Quién no se ha enternecido ante la joven desvalida que canta Moonriver? ¿Quién no ha sentido ganas de apartar delicadamente el flequillo chorreante de la cara de Audrey Hepburn?

No digo que la novela corta "Desayuno en Tiffany´s" de Truman Capote carezca de interés o esté mal escrita. No es así. Pero si has conocido a Holly-Audrey, ya no encuentras la manera de congraciarte con esa otra Holly que pasea por las páginas del autor:

"Ella seguía subiendo la escalera, llegó a su piso, y la luz del rellano iluminó la mezcolanza de colores de su pelo cortado a lo chico, con franjas leonadas, mezclas de rubio albino y rubio amarillo".

A estas alturas, totalmente enamorada de la sofisticación de la Audrey-Holly que conocí en primer lugar, de su sofisticación y su soterrada indefensión que ocultaba tras un velo de independencia, nadie me va a hacer creer que no tuvo corazón y dejó a "Gato" abandonado a su suerte en aquel mugroso callejón.

Etiquetas:

12 Comments:

Blogger ___ttt said...

Vaya, yo aun no he visto "Desayuno con diamantes" :( Te recomiendo dos libros de Manuel Rivas por encima de la película: "El lapiz del carpintero" y "13 Campanadas", bueno, de esta última también la peli :)
Abrazos Tana

11:40 a. m.  
Blogger Tana said...

Hola Pacheco!! Lo bueno de no haber visto o leído algo es que siempre estamos a tiempo de hacerlo, no? ;-) Yo me hago una lista de pendientes y de vez en cuando la repaso y pongo al día -a base de tachones-.
Hace mucho que leí "El lápiz del carpintero" -la película no me llama-. En cuanto a "Trece campanadas"... leí el libro - creo recordar que, ejem, es de Suso de Toro- y la película la vi, pero no me gustó. De nuevo, el libro gana ;-)

2:13 p. m.  
Blogger ___ttt said...

ups! si, la verdad es que no se en que estaría pensando xD
Si, es de Suso, tengo un pequeño lío de autores por lo que veo, jeje. No se, quizás olvidándose de que tiene un libro, la película gane, a mí personalmente me encantaron libro y peli, pero sí que es cierto que no son lo mismo :)
1beso de este torpe pirata

3:04 p. m.  
Blogger Art_Alegoría said...

Hola Tana,

quiero agradecerte tu genial comentario del hilo de pescar.
Gracias .. .. De verdad
El post de hoy, estaría encantado de poder recibir tu contraréplica con otro comentario tan creativo como el que me dejaste.

Un atento y cordial saludo

5:36 p. m.  
Blogger Max Estrella said...

estoy en la playa,tras mi periplo nordico,no dispongo de ordenador ni la tecnologia necesaria para poder publicar,pero no quiero perder la oportunidad de pasearme por mi blog y por el tuyo como por la tranquila orilla de un lago...es tu blog un dulce remanso de pureza literaria...
nos seguimos viendo

12:51 p. m.  
Blogger Tana said...

Pacheco, me encantan los piratas despistados!! :) un beso de nortada.

Art_alegoría, muchas gracias por tu visita!! Seguiré revisitándote. ¿Y si no encuentro algo ingenioso que decir?-no siempre estoy igual de "inspirada"- mmm... entonces, te dejaré una sonrisa, como esta :) sólo para que sepas que he andado cerca.

Hola Max!!Te digo otro tanto. Compartiré sonrisas, si no me sale un comentario!Por cierto, conseguir hilar un pensamiento coherente desde un ciber, con todo el barullo, tiene mucho mérito! ;-)

3:35 p. m.  
Blogger rythmduel said...

Y aquí la tienes increiblemente bella en toda su madurez. Ella irradiaba todo lo bueno que albergaba en su interior:

http://usuario.tiscali.es/clasicoscine/aud25.jpg

Portarosa dixit al respecto:

(domingo, marzo 27, 2005)
La bata de Audrey.

Audrey está cruzada de brazos, de pie ante una chimenea, con mirada lánguida y angelical. Y tiene puesta una bata de cuello y puños de toalla blanca y de dibujo profuso de flores geométricas.
Y lo curioso, lo maravilloso, es que ella, así en bata, es la personificación de la clase y la elegancia. Y ese dibujo, que podría ser el de las paredes de un baño de los 70 -y entonces sería hortera, muy hortera, y cutre, y sería verde y negro-, en su bata es el más bonito y sofisticado que uno podría imaginar.

11:45 a. m.  
Blogger ferbr1 said...

a mi lo mas curioso, en ese sentido, me paso con ladron de bicicletas, pelicula maravillosa que es de las pocas que me emociona como la primera vez, y una vez, de casualidad, en una libreria de usados, encontre un "ladron de bicicletas" de un ignoto (para mi) autor italiano, y lo compre lleno de expectativas, y el libro es malisimo, y trata sobre temas diferentes al de la pelicula.
no se cual fue anterior a cual, pero si es que el libro es el primero, vaya talento el del director para ocurrirsele una pelicula maravillosa a partir del titulo de un libro malo.
saludos

3:13 p. m.  
Blogger rayhodges said...

Lamento disentir de la opinión generalizada.

En "Desayuno en Tiffany's" Capote nos describe la fascinación que un escritor homosexual -él mismo- siente hacia una mujer superficial, frívola y alocada.

La novela nos habla de un amor imposible, de una especie de raro afecto mutuo, entre un hombre maduro y una chica que se gana la vida prostituyéndose.

Truman quiso que Marilyn protagonizase la adaptación. Blake Edwards se negó. Blake Edwards le dio una patada en el culo a una de las novelas más maravillosas que he leído jamás.

Convirtió a su protagonista en un estúpido escritor posesivo y mantenido y a Holly Golightly en una ñoña que no sabe ni fumar un cigarrillo.

Está claro que Edwards no fue capaz de captar la esencia de la novela. Su película está bien, pero podría haberla titulado de cualquier otra forma. Habría sido más honesto de su parte.

Creo que la novela se adaptó demasiado pronto. La sociedad no estaba preparada para entender la novela.

9:15 p. m.  
Blogger Tana said...

Rayhodges, no lamentes disentir!! Si todos opináramos siempre lo mismo, la vida sería muy aburrida ;)
No sé cual habría sido mi opinión si hubiese leído antes la novela -antes de ver la película edulcorada que me sirvieron- (no puedo evitar disfrutar de los finales felices)
Probablemente tengas razón al decir que la sociedad no estaba preparada en aquel momento para entender la novela.
Algo parecido sucede con la película "Gigi", basada en un relato de Colette. La película es romántica y preciosa pero, en el fondo, lo que se nos está mostrando es la educación que está recibiendo una jovencita a fin de convertirse en prostituta de lujo y aunque la niña no ve nada malo a casarse por amor, no son eses los planes que tienen para ella.
Gracias por el comentario. Nos leemos!!!

1:08 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Supongo que mi comentario llega demasiado tarde a la publicación del artículo. Soy un estudiante de 2º de comunicación audiovisual, de Barcelona. Leí a Capote antes de ver a Edwards. Creo sinceramente que es lo justo, pues la novela fue antes que el filme, así como Holly existió primero en papel y luego en la piel de Audrey Hepburn. Me parece oportunista y liviana la aportación de Tana: eres la espectadora tipo que buscaron los productores de su película. Y si nos disponemos a comentar a una obra (de arte o no) desde algún punto de vista, debemos alejarnos un paso y mirarla con ojos de crítico y no con los de una sieteañera enamorada de su primera muñeca.

7:39 p. m.  
Blogger Tana said...

¿Sieteañera enamorada de mi primera muñeca? Bueno, si esta parte pervive en mí... ¿Por qué no? Yo no soy estudiante de comunicación audiovisual, ni de bellas artes, ni crítica experimentada. Pero como no me pagan por ello y este es MI recuncho, escribo lo que siento y lo que pienso de lo que tengo a mi alcance. No creo que tenga que disculparme por ello, la verdad. ¿Que soy la espectadora tipo que buscaron los productores? ¡Pues enhorabuena a ellos, porque la encontraron! Como ves, no se puede contentar a todo el mundo :)

11:25 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home