El recuncho de Tana

Todos necesitamos un lugar propio. Un sitio seguro desde el que asomarnos a esa niebla en la que nos arriesgamos a pescar dulces sueños... o ácidas pesadillas. Éste es el mío.

Nombre: Tana
Ubicación: Zaragoza, Spain

Érase una vez una mujer que buscaba. Encontró la perfección en la combinación de las palabras y el silencio. Y por eso, siempre estaba acompañada de libros. No renegaba de sus rarezas, se complacía en ellas. Era un poco desastre, pero auténtica. Sí, yo soy ella. A veces dura, a veces tierna... siempre imperfecta.

lunes, agosto 08, 2005

Escribir sencillamente, sencillamente... Escribir

Abogo por una escritura sencilla, incluída la poesía; que no necesite de una explicación o un diccionario para entenderse. Realmente eso de la "simbología" me queda grande, de verdad. Tampoco pretendo criticar a los que adornan sus escritos y los preparan para literatos del calibre de Sánchez Dragó. Tiene que haber literatura para todos los gustos.
Recibí el consejo de escribir con mensaje. Concienciarme de cómo está el mundo y comprometerme a escribir con seriedad. Sentí una pesada carga sobre mis hombros. Me queda grande esa tarea. ¿Por qué tengo que ser "Pepito Grillo"? Tengo bastante con ser una pequeña conciencia en mi hogar. No quiero más responsabilidades de las que ya tengo, no, gracias.
El consejo y la consiguiente charla concienciatoria me dejaron un tanto confusa y deprimida. ¿Había entendido bien lo que se me quería decir? ¿Es que si no escribo con mensaje oculto carece de valor aquello que escribo? Manuel Rivas, sin saberlo, acudió en mi ayuda durante la lectura de su libro "Mujer en el baño". En el primer capítulo, precisamente el que da título al libro, nos habla de lo que ve en un cuadro titulado del mismo modo; un cuadro perteneciente al arte pop que se puede visitar en el Museo Thyssen, en Madrid.
«Lo que nos dice el cuadro es, a veces, diferente de lo que nos dice el autor. La voz del cuadro, además, va cambiando con el tiempo. En años, pero también en horas, en minutos.
La mujer en el baño, la madonna pop, sonríe y yo le digo lo que de ella dijo su pintor, Roy Lichtenstein. Le digo que nace simplemente como «una experiencia de comunicación visual» en la que el mensaje y la intencionalidad social no existen. Eso fue lo que dijo explícitamente sobre esta obra. Comprendo que pueda resultar duro decir esto a una mujer, o a cualquiera. Tú eres una imagen sin mensaje. Lichtenstein siempre rechazó una intencionalidad social o crítica. Incluso cuando se le suponía una mayor intención irónica, un doble sentido en sus creaciones, por ejemplo las que muestran escenas de guerra, aquellas inspiradas en las viñetas, en los cómics, en los tebeos de hazañas bélicas, y que la mirada puede interpretar como alegorías pop de la violencia, del choque brutal, del drama de la época. Él lo niega; incluso cuando su obra es utilizada como símbolo en protestas pacifistas, él niega esa intencionalidad. Por supuesto, no es que fuese una persona insensible. En absoluto. Lichtenstein afirma con claridad que es pacifista, que conoce muy bien las brutalidades de la guerra. Él mismo participó en una gran guerra. Y participó, aclara, «como cualquier otro». Los testimonios biográficos de Lichtenstein tienen el estilo de su arte. Él se define como una «persona corriente», de esa gente corriente a la que Dios estima tanto y por eso, como decía Abraham Lincoln, tanta hizo. Tanta gente corriente. Roy se identifica con esa condición de persona normal, de persona corriente, nacida en familia de clase media y con una infancia más o menos feliz. »
Todo cuanto se dice en este capítulo sobre los cuadros puede ser aplicado a la escritura. Que no escribas con un mensaje consciente no quiere decir que los lectores no encuentren en tus escritos mensaje alguno.
¡Muchas gracias, Manuel Rivas! Nunca me había sentido tan orgullosa de ser una persona normal, una persona corriente, sólo una persona que ama las palabras y juega a hilvanarla para hacer un collar. ¿Alguien lo quiere? Se lo presto para las verbenas de este verano en su pueblo.

9 Comments:

Blogger nacho said...

Escribir sencillo es lo más difícil porque es lo más auténtico.

9:38 a. m.  
Blogger ___ttt said...

Me acabas de recordar a lo que en el ámbito de la información llaman "medio cero", a mi modo de ver es practicamente imposible no expresar algo a la hora de escribir.. con lo bien que escribes y te expresas creo que no te hace falta adornar las palabras :)
1biko

11:34 a. m.  
Blogger MrMann said...

Pues yo no voy a dar lecciones sobre qué y cómo escribir...
Sólo puedo decir que escribo como me da la gana y por motivos propios. Afortunadamente soy libre en eso y no tengo que andar pensando en quién ni en cómo lo leera o lo entenderá.
Escribo para mí.
Creo que si algo no te hace feliz no merece la pena hacerlo. A mí me hace feliz escribir así.
Quizás a otros les hace feliz escribir pensando en lo que significa para otros lo que escriben...

5:56 p. m.  
Blogger Charito Piedra said...

yo también creo que es lo mejor, hay muchas personas con talento que recargan tanto lo que escriben que al final no los entiendo, me gusta el post y buscaré algo del Sr. Rivas...besitos

8:58 p. m.  
Blogger Portorosa said...

Hola, Tana. He estado echando un vistazo al blog.
Sobre escribir, y sobre la sencillez, un comentario muy concreto: creo que el fallo más habitual de todos los que "quieren escribir" es tratar de demostrar continuamente que son capaces de escribir como los escritores "de verdad", usando sólo frases geniales, de antología, y no diciendo nunca algo directamente si pueden utilizar una metáfora con varias subordinadas colgando. Deberían prohibirnos terminantemente utilizar cualquier metáfora, cualquier símbolo, cualquier símil poético.

Volveré, con la venia. Y un abrazo (ya sabes que por tu culpa hoy está lloviendo, aquí; así que gracias).

8:55 a. m.  
Blogger Art_Alegoría said...

Excelente.
Sencillamente.

10:30 a. m.  
Blogger sabbat said...

Yo conocí a Rivas descubriéndolo en un primer cuadro... la muchacha de la perla de Veermer.

Me ha gustado leer tu artículo.

8:34 p. m.  
Blogger Tana said...

:) Me alegro de que os haya gustado el post. Gracias por vuestras visitas, me encanta veros por aquí!!
Sabbat, creo que sé a qué te refieres: a un relato concreto de un libro de Manuel Rivas, creo que está en "¿Qué me quieres, amor?" y aunque no recuerdo el título exacto, tenía que ver con un cuadro de Vermeer, creo que pintó a una lechera y hablaba de la luz... (me parece que no es el mismo que el de la chica de la perla).
Charito, Rivas tiene muchos libros publicados. Si te gusta leer relatos, el que he nombrado antes está muy bien, aunque "Ella, maldita alma" tampoco le va a la zaga. ¡Ya me contarás! En la Biblioteca Benjamín Jarnés -la que está en el Actur-, están ambos en préstamo ;-)
Gracias, Art_alegoría, un placer.
Creo que hoy ya no llueve, Portorosa ;-)
Bicos para todos!!

8:35 p. m.  
Anonymous elbucaro said...

Yo creo que lo de menos para los que nos gusta escribir son los mensajes subliminales y lo demás es el gusto en sí, como tú dices de engarzar las palabras. Sobre todo no dejes de escribir, el blog es un buen lugar para ejercitar ese vicio. Besotes.

1:02 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home