El recuncho de Tana

Todos necesitamos un lugar propio. Un sitio seguro desde el que asomarnos a esa niebla en la que nos arriesgamos a pescar dulces sueños... o ácidas pesadillas. Éste es el mío.

Nombre: Tana
Ubicación: Zaragoza, Spain

Érase una vez una mujer que buscaba. Encontró la perfección en la combinación de las palabras y el silencio. Y por eso, siempre estaba acompañada de libros. No renegaba de sus rarezas, se complacía en ellas. Era un poco desastre, pero auténtica. Sí, yo soy ella. A veces dura, a veces tierna... siempre imperfecta.

miércoles, abril 26, 2006

De penas y colores


Jandro dice que es una particularidad femenina, hablar de la tonalidad del color. Para él, el rojo es rojo, sin más, no es rojo fresa con un toque de brillo, o rojo burdeos, mate, como el vino del que toma su nombre, ni rojo amapola, con un ligero toque anaranjado. Así que si le digo que mi primera mariposa de este año ha sido de un rabioso verde lima, no lo va a entender. Podría pasarme la tarde hablándole de la diferencia entre el verde musgo, el verde pistacho y el verde agua... y seguiría sin entenderlo. ¿Cómo explicarle entonces, el color de esta tristeza que me tiene en sus manos? No sabría por dónde empezar.
Las penas otoñales son fáciles de entender, son comprensibles, se tiñen de ocre y dorado mientras a tu alrededor todo se va durmiendo. La tristeza en primavera parece, en cambio, algo descabellado. ¿Cómo estar triste justo cuando el sol comienza a calentar, cuando los pájaros regalan sinfonías como locos y los árboles despiertan del letargo?No lo sé, pero lo estoy.
Tengo una pena que ha crecido en mí y se me agarra como la más fuerte de las enredaderas, me aprieta, me ahoga a ratos... y no sé cómo sacudírmela de encima. Quizás sea sólo cuestión de tiempo, tiempo de esperar a que el calor se instale y la agoste, y evitar las lágrimas para que no se alimente. La cortaría, si supiera dónde está la raíz, dónde se oculta; pero ella es maestra jugando al escondite, y yo siempre he sido un desastre en eso de esconderme.

4 Comments:

Anonymous elbucaro said...

Precisamente las penas de ahora resultan hasta más vergonzosas que la del otoño, sin embargo eso de la astenia primaveral, la pena por nosequé y la desgana están estudiados. Que con el transcurrir de los días esa pena se te vaya hundiendo hasta desintegrarse. Besitos.

6:00 p. m.  
Blogger Max Estrella said...

siento no poder ayudar,soy de los románticos de otoño,de los ocres.Ahora en primavera soy verde chillón,casi lima y azul mediterraneo y rojo pasión...soy barroco...en plena eclosión
Bicos, Tana

8:04 p. m.  
Blogger ana said...

SIGLOS ENTEROS sin venir a verte, qué impresentable soy!
Y hoy llego y te encuentro triste.
Si tu tristeza no se debe a nada "concleto", mejor que mejor, es este tiempo tonto, yo también tengo mis días, hay que mirar un poco de reojillo y reirse de cualquier cosa, aunque no tengas ganas. Empezar a reir es seguir riendo. O sonriendo, para empezar es mejor sonreir, lo demás se te dará por añadidura.
Y de paso, que te cuiden un poco, que no es mal deporte para el que da y mucho menos para el que lo recibel.
Un beso grande, y mucho ánimo.

6:18 p. m.  
Blogger Tana said...

Gracias por tus buenos deseos, El búcaro... parece que ya está, que ya se va yendo :)
Aysss qué gustazo Max!! Disfruta de tu colorido y eclosiona, eclosiona mucho ;)
Muchas gracias Anita, cuando vaya a visitarte... la de cosas que tendré que leer!!!
Besicos a los tres!!

11:15 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home